Presentación a la italiana

Su recital se fundamentó en una espléndida fusión de virtuosismo técnico, rigor estilístico y libertad artística. Sin excesos ni alharacas, todo sonó con fluidez, elegancia y hondura musical, con líneas sinuosas bien articuladas y acentos vigorosos. […] Llamó la atención oír las Marionas de Sanz en una tiorba, que Zapico tocó toda la noche con refinadísima transparencia. Bravo.

Diario de Sevilla.
Pablo J. Vayón | Julio de 2010.