• Baset – Symphonies. Madrid, 1753

    Baset
    Symphonies. Madrid, 1753
    Forma Antiqva
    Aarón Zapico, dirección

    Mostrar la riqueza y exuberancia de la música orquestal española del siglo XVIII de una forma plena y valiente. Este es el honesto objetivo del programa con la integral de sinfonías del compositor y violinista de la orquesta del Coliseo del Buen Retiro de Madrid, Vicente Baset.
    Recuperadas hace algunos años por Forma Antiqva, han sido interpretadas en concierto desde su versión más camerística a la sinfónica, contrastando su calidad y trascendencia al lado de obras de compositores más reconocidos como José de Nebra o el mismísimo Joseph Haydn.
    La concesión de la prestigiosa Beca Leonardo por la Fundación BBVA a este proyecto de grabación e interpretación de su obra orquestal ha supuesto el empuje definitivo para colocar esta música, y por extensión la de sus contemporáneos, en el lugar de la Historia que merecen.

    Winter&Winter

    Con valentía

    Uno se tropieza con la indicación de “Allegro con Valentía” al final de este legajo de sinfonías, justo en la cabecera de la décima; una pieza rítmica, alegre y cantarina. Como sus compañeras, antes y después, una exhalación de afectos. Es la primera vez y hasta el momento única que un compositor demanda “valentía” de manera tan clara y directa. Me cautiva esta sincera petición y la imaginación hace el resto. Lo asumo como un mensaje personal que viaja en el tiempo y que pone en íntimo contacto a compositor e intérprete.

    Pienso que es así, efectivamente, como debemos enfrentarnos a sus sinfonías y, en definitiva, a la música española del siglo XVIII: con valentía.

    A finales de 2015 leo con especial fruición una cantidad considerable de música barroca española, en concreto, para conjunto de cuerda. Dirijo el estreno por Forma Antiqva de una trilogía de Tonadillas de Blas de Laserna (1751 - 1816) en la Fundación Juan March de Madrid y preciso de alguna que otra pieza que cumpla las funciones de obertura e interludio. Es así como llegan a mis manos estas 11 sinfonías de Vicente Baset, recuperadas y editadas por Ars Hispana, sempiternos difusores de nuestro patrimonio musical. La partitura, como de costumbre, no arroja mucha información de manera inmediata. Pero la experiencia, cuando se trata de música española de este periodo, me ha enseñado que esta austeridad es aparente y que tan solo es necesario rascar un poco para que aparezcan múltiples colores. Las toco en el clave, las canturreo y las imagino de una y mil formas. Saben a Nebra y Domenico Scarlatti pero también a Telemann o Vivaldi. Cumplen con creces mi propósito de música incidental y suscitan interés entre quienes las oyen y las tocan. Baset vuelve a sonar por primera vez y yo pienso que tenemos que grabarlas, que la gente tiene que descubrir a este compositor de música fascinante. En enero de 2016 comienza un largo camino que me llevará a tocar y dirigir este repertorio de varias maneras: desde el mínimo de efectivos hasta una plantilla sinfónica, del ciclo especializado a la temporada de abono. Pongo a Baset al lado de compositores como Nebra, Blas de Laserna o el mismísimo Haydn y resiste en cualquier contexto.

    Encajonada en el centro de la ciudad de Valencia, a pocos metros de su catedral, se encuentra la Iglesia de San Esteban. Allí, un 19 de abril de 1719, Don Pedro Galcerán bautizaba a Vicente Baset, el tercer hijo de un labrador de Alboraya llamado Tomás Baset y de su esposa Juana Aixa. Destinado a seguir los pasos de su padre en el trabajo de campo, la música irrumpe de manera casual en su día a día. Cuando apenas alcanza los diez años, su hermana se casa con Pedro Antoneli, violinista de profesión y, muy probablemente, el primer maestro musical del joven Vicente. No es descabellado pensar en la fascinación que pudo ejercer en un niño ese violín en manos diestras. El reciente descubrimiento del testamento de Vicente Baset corrobora la estrecha relación entre cuñados, pues el destinatario del mejor de sus violines (un fantástico José Contreras) es la propia familia Antoneli. La perseverancia en el estudio y unas dotes innegables para la música, unidas a la inestimable ayuda de Antoneli, posibilitan que veinte años más tarde nos encontremos con el nombre de Baset en el listado de los dieciséis violines de la Orquesta del Real Coliseo del Buen Retiro. Sin duda, la mejor orquesta de España en ese tiempo y un hervidero de creatividad e influencia magníficas para un joven violinista ávido de nuevas experiencias en la capital del reino. En su sección de cuerda se encontraban algunos de los violinistas más activos de la época que atesoraban una experiencia ingente en capillas y teatros españoles. A pesar de las limitaciones propias de su tiempo, el trasvase de información, estilos, modas y técnicas entre los músicos es inconmensurable.

    El tiempo de Baset en Madrid es el tiempo del crecimiento y desarrollo de sus coliseos municipales. Si bien en la primera mitad del siglo XVIII los teatros contrataban de manera puntual a aquellos músicos necesarios para el acompañamiento correspondiente, la mayor exigencia asociada a esta evolución marca la consideración de la orquesta como un elemento fijo en la temporada de las compañías teatrales. Es, en definitiva, la época de la profesionalización y regularización de esos músicos itinerantes a las órdenes de teatreros como Josef de Parra, Nicolás de la Calle o María Hidalgo, La Viuda. El atractivo de esta nueva época, más estable y segura, pudo provocar que, a finales de 1750, Baset se incorporase a la Compañía de María Hidalgo como primer violín y, muy probablemente, finalizase allí su carrera. De nuevo su testamento arroja una atractiva aunque tenue luz sobre la vida de Vicente Baset, pues le deja en herencia un retrato suyo y, prácticamente, cualquier baratija interesante que se encontrase en su casa. Parece que la relación con la resoluta María Hidalgo pudo haber sido quizá más íntima que la meramente contractual.

    La huella del teatro, del dramma, es profunda en la música de Vicente Baset. Absorbe, por un lado, el buen gusto del programa operístico diseñado por Farinelli para el Buen Retiro y, por otro, la experiencia en una compañía como la de María Hidalgo, sin el boato de la Corte, pero con un contacto constante con el pulso de la calle.

    Así, y a pesar de una estructura formal invariable en la alternancia de movimientos rápidos y lentos, la música de Baset fluye en un discurso profundamente retórico y teatral. A la innegable habilidad de condensar en pocos compases una sólida idea perfectamente desarrollada rítmica y melódicamente hay que añadir una capacidad perenne para el giro inesperado. La escritura de estas sinfonías demuestra un exhaustivo conocimiento no solo del medio (lo que funciona con respecto a recursos técnicos e idiomáticos de la orquesta) sino también de los diferentes estilos fruto de su vasta experiencia. El paisaje se mueve entre el minué popular (pistas 6, 9 o 20) y el movimiento más italiano y agitado en sus golpes de arco (pistas 12, 23 o 26). Entre la hipnótica pastoral (29 o 15) y el adagio más doliente (5, 19 o 28) o la obertura descaradamente vivaldiana (1, 7 o 21), pasando por un marcado estilo centroeuropeo (2, 18 o 22). Música, en definitiva, para todos los gustos.

    Las once sinfonías que se presentan en este disco forman parte de un conjunto de obras escrito en 1753 y conservado en la biblioteca musical del barón Carl Leuhusen, secretario del Embajador de Suecia en España de 1752 a 1755. De ahí su conexión con Baset, a quien seguramente conoció en algún sarao madrileño y le encargaría este corpus musical para enriquecer su librería. El gusto musical de Leuhusen, hombre de amplios horizontes culturales, sirve de fiel radiografía de lo que se podía escuchar en Madrid a comienzos de 1750. Nueve de las once obras pertenecen actualmente a la Biblioteca Musical de Estocolmo y dos a la Biblioteca Nacional de España. Sin embargo, el puzle no está completo: una de las sinfonías, posiblemente la primera de ellas al ser la única fechada en su frontispicio, se encuentra en paradero desconocido. Por razones que no han trascendido, no fue posible su adquisición por la Biblioteca Nacional de España en su momento. Quiero pensar que es cuestión de tiempo el que aparezca entre los lotes de algún anticuario musical, tal y como lo han hecho las dos sinfonías que sí pudo adquirir recientemente nuestra Biblioteca. Al igual que la práctica totalidad de la música de su periodo, las sinfonías de Vicente Baset precisan de la implicación activa del intérprete. La partitura, a pesar de las puntuales y escasas indicaciones dinámicas de forte pianosolo tutti o los correspondientes términos de tempo y afecto al comienzo de cada movimiento, está, en cierta manera, desnuda. Es necesario que el intérprete tome decisiones, que se involucre en la creación de esta obra. Los compositores de entonces, Baset incluido, confían en la formación de los músicos y llaman con insistencia a la imaginación y a la fantasía. Los códigos han cambiado pero la naturaleza de nuestras emociones es la misma. Por ello es necesario el concurso del intérprete: moderno traductor de dichas emociones a través de una interpretación históricamente informada. Hay un añadido de oboes y fagot en las sinfonías 2, 4 y 8, pues estos instrumentos formaban parte habitualmente de orquestas y capillas y su utilización a la francesa era parte de la moda imperante. Una percusión se suma a los minués de la 2, 4 y 12 resaltando su esencia folclórica. El primer violín sorprende de cuando en cuando con alguna cadencia libre en los calderones ya indicados porque ¿acaso no haría alarde el propio Baset de sus habilidades? Copio intenciones del propio compositor y aparecen nuevos soli y tutti que otorgan homogeneidad al conjunto; se exprimen articulaciones en forma de suspiros, frases a grandes trazos y notas cortas e hirientes; coloreo la partitura con dinámicas aquí y allá, imaginando un texto ausente; el acompañamiento, rico y contundente, se alterna para dibujar el afecto preciso en cada momento, incluso arrogándose ellos mismos el poder de la melodía en el Andante de la número 11. Hay reglas y contexto, teoría y práctica; pero también un profundo sentido teatral y una honestidad sincera en la misión que desde Forma Antiqva nos hemos encomendado para la recuperación de nuestro patrimonio musical. Hay, en definitiva, valentía.

    Nuestro más sincero agradecimiento a la Fundación BBVA por la inestimable y generosa aportación en forma de Beca a la consecución de este proyecto y por su apoyo continuado a las Artes; a Begoña Lolo y Ramón Sobrino por el privilegio de su amistad e impagable respaldo. A Raúl Angulo y Toni Pons por su encomiable trabajo al frente de Ars Hispana, recuperando y dando a conocer nuestro patrimonio musical; y por el enriquecedor y estrecho trabajo que tenemos el placer de desarrollar de manera continua con ellos. A Winter & Winter por confiar siempre en nuestras ideas, por arriesgadas que puedan parecer.

    Our most sincere thanks to the BBVA Foundation for the invaluable and generous contribution in the form of the Leonardo Grant, with which we have achieved this project and for their continued support of the Arts. To Begoña Lolo and Ramón Sobrino for the privilege of their friendship and invaluable support. To Raúl Angulo and Toni Pons for their commendable work at the helm of Ars Hispana, recovering and showing our musical heritage. To Winter & Winter for always trusting our ideas, however risky they may seem.

    Aarón Zapico

    Les mystérieuses symphonies de Vicente Baset

    «Les musiques s’avèrent vivantes et dûment colorées par une multitude de nuances dynamiques, toujours comme improvisées. Dans ce tourbillon de spontanéité, diverses ambiances se reflètent, oscillant entre joie et nostalgie, entre mutinerie et humour… On est subjugué par la subtilité et le raffinement des dialogues se faisant parfois entendre dans les soli, tout comme par le charme et l’élégance de certaines interventions instrumentales, notamment celle du théorbe dans Allegro assay Amoroso, le premier mouvement de la Symphonie n° 6 (plage n° 13 sur le disque)»

    ResMusica
    Maciej Chiżyński | Noviembre 2020

  • Concerto Zapico Vol. 2

    Concerto Zapico Vol. 2
    Forma Antiqva plays Spanish Baroque Dance Music

    FORMA ANTIQVA
    Aarón Zapico, harpsichord
    Daniel Zapico, theorbo
    Pablo Zapico, Baroque guitar
    & David Mayoral, percussion
    Fecha: Abril 2018
    Referencia: Winter&Winter 910 248-2
    www.formaantiqva.com

    Barroco, gin & tonic

    «Los Zapico son un referente en su repertorio y demostraron por qué con casi dos horas de concierto en los que la atención del público no decayó. La comunicación entre los hermanos es evidente y, a través de ella, logran convertir una aparente dificultad en su mayor virtud. Tocan unos instrumentos originalmente diseñados para el acompañamiento que mediante sus arreglos y de ese lenguaje fraternal que dicen haber inventado, se convierten en un permanente ejercicio de cortejo. Cada miembro del trío contribuyó a su manera. La tiorba, virtuosa pero también capaz de una deliciosa y doliente sensibilidad en las Españoletas; la guitara, cálida pero también delicada e íntima en el Grabe y Allegro de Murcia; y el clave, alegre, ágil y poco resignado a una función de acompañamiento. Los tres solistas, los tres corales.»

    Platea Magazine
    Juan José Freijó | Diciembre 2017

    Review of three concerts from start of the Canberra International Music Festival

    «Kapsberger’s Passacaglia was exquisite, the delicate guitar introduction ending with one fragile note gently taken and gracefully developed by the theorbo.
    The following Improvisaciones sobre Caponas y Chaconas created a mesmerising reverie creating a contrast to the final Fandango by Scarlatti – a surprisingly different style to his more frequently played keyboard sonatas.
    How glorious to hear these musicians and feel the music of 18th century Spain brought to life.»

    The Canberra Times
    Jennifer Gall | Mayo de 2016

    Concerto Zapico en El Escorial: tañed, tañed, malditos

    «Parte del truco del programa radicaba, claro, en el virtuosismo, que siempre es un reclamo para el oyente (llamativa la perfección de Daniel Zapico a la tiorba en Kapsperger), pero tal vez la forma de embaucar de la formación vaya un punto más lejos: convierten todas las músicas con un ostinato rítmico en pièces de caractère, en una demostración dual de personalidades (la del compositor y la del intérprete) enmarcada dentro de un fandago, una passacaglia o una folía. Se hace de la música juego, y no hay mejor manera de tomársela en serio.»

    Bachtrack
    Mario Muñoz | Agosto de 2015.

    Bietigheimer Zeitung

    «Las danzas barrocas pueden sonar sorprendentemente moderna: Lo demostraron los hermanos Zapico de forma impresionante en su concierto el jueves por la noche.»

    «Impresionaba especialmente el virtuosismo de los músicos, tanto en la tiorba como en la guitarra barroca.”

    Bietigheimer Zeitung.
    Bettina Nowakowski | Junio de 2012.

    Ludwigsburger Kreiszeitung

    «Los Zapico pusieron toda su sabiduría, habilidad, fuerza y concentración en esta música. El resultado fue el encantamiento del público con un sonido que fluía de forma suave y cálida.»

    Ludwigsburger Kreiszeitung.
    Astrid Killinger | Junio de 2012.

    Forma Antiqva hits the right notes

    «Here and later on the recital, Daniel Zapico made his theorbo sound more prominent than most other interpreters you come across, who generally content themselves with generating a background buzz. Not this player: his open bass strings resonated with impressive amplitude while the rapidity of his left hand work in rapid passages during a ricercar by Diego Ortiz made the air crackle with controlled fire.»

    The Age, Melbourne, Australia.
    Clive O’Connell | Octubre de 2007.

  • Walking Out

    Walking Out

    ERNST REIJSEGER
    FORMA ANTIQVA, Aarón Zapico
    Fecha: mayo 2017
    Referencia: Winter&Winter 910 243-2
    www.formaantiqva.com

    Movie directors are fascinated by the sound world of composer and cellist Ernst Reijseger. The young movie director’s pair of brothers Alex and Andrew Smith asked the Dutch musician to create the score for their film „Walking Out“. The breathtaking scenery and terrifying loneliness of Montana’s mountains inspired Reijseger to compose and record exceedingly calm sounds full of devotion, intensity and deep emotions.

  • Crudo Amor

    Crudo Amor
    Dúos de Agostino Steffani para soprano y contratenor

    EUGENIA BOIX & CARLOS MENA
    FORMA ANTIQVA, Aarón Zapico
    Fecha: Febrero 2016
    Referencia: Winter&Winter 910 231-2
    www.crudoamor.com

  • Concerto Zapico

    Concerto Zapico
    Forma Antiqva plays Baroque Dance Music

    AARÓN, PABLO & DANIEL ZAPICO
    Fecha: Diciembre 2010
    Referencia: Winter&Winter 910 173-2
    www.concertozapico.com
    Spotify | iTunes

    Review of three concerts from start of the Canberra International Music Festival

    «Kapsberger’s Passacaglia was exquisite, the delicate guitar introduction ending with one fragile note gently taken and gracefully developed by the theorbo.
    The following Improvisaciones sobre Caponas y Chaconas created a mesmerising reverie creating a contrast to the final Fandango by Scarlatti – a surprisingly different style to his more frequently played keyboard sonatas.
    How glorious to hear these musicians and feel the music of 18th century Spain brought to life.»

    The Canberra Times
    Jennifer Gall | Mayo de 2016

    Concerto Zapico en El Escorial: tañed, tañed, malditos

    «Parte del truco del programa radicaba, claro, en el virtuosismo, que siempre es un reclamo para el oyente (llamativa la perfección de Daniel Zapico a la tiorba en Kapsperger), pero tal vez la forma de embaucar de la formación vaya un punto más lejos: convierten todas las músicas con un ostinato rítmico en pièces de caractère, en una demostración dual de personalidades (la del compositor y la del intérprete) enmarcada dentro de un fandago, una passacaglia o una folía. Se hace de la música juego, y no hay mejor manera de tomársela en serio.»

    Bachtrack
    Mario Muñoz | Agosto de 2015.

    Bietigheimer Zeitung

    «Las danzas barrocas pueden sonar sorprendentemente moderna: Lo demostraron los hermanos Zapico de forma impresionante en su concierto el jueves por la noche.»

    «Impresionaba especialmente el virtuosismo de los músicos, tanto en la tiorba como en la guitarra barroca.”

    Bietigheimer Zeitung.
    Bettina Nowakowski | Junio de 2012.

    Ludwigsburger Kreiszeitung

    «Los Zapico pusieron toda su sabiduría, habilidad, fuerza y concentración en esta música. El resultado fue el encantamiento del público con un sonido que fluía de forma suave y cálida.»

    Ludwigsburger Kreiszeitung.
    Astrid Killinger | Junio de 2012.

    Forma Antiqva hits the right notes

    «Here and later on the recital, Daniel Zapico made his theorbo sound more prominent than most other interpreters you come across, who generally content themselves with generating a background buzz. Not this player: his open bass strings resonated with impressive amplitude while the rapidity of his left hand work in rapid passages during a ricercar by Diego Ortiz made the air crackle with controlled fire.»

    The Age, Melbourne, Australia.
    Clive O’Connell | Octubre de 2007.

  • Amore x Amore

    Amore x Amore
    Cantatas para Alto y obras instrumentales de Georg Friedrich Händel

    FORMA ANTIQVA
    Director: Aarón Zapico
    Solista: Xavier Sabata
    Fecha: Noviembre 2009
    Referencia: Winter&Winter 910 162-2
    Spotify | iTunes

  • Sopra Scarlatti

    Sopra Scarlatti
    Cantate à voce sola di soprano di Domenico Scarlatti

    FORMA ANTIQVA
    Director: Aarón Zapico
    Solista: María Espada
    Fecha: Septiembre 2008
    Referencia: Arsis 4226
    Spotify | iTunes

  • Bizarro!!

    Bizarro!!
    Música italiana del seicento

    FORMA ANTIQVA
    Director: Aarón Zapico
    Fecha: Noviembre 2005
    Referencia: Musifactor MF-0205